Probablemente la conozcan a Renée Zellweger por “Bridget Jones” pero se habrán perdido el 95% de su carrera. Literalmente: las películas sobre la simpática británica son solo tres de los 45 títulos que acumula.

A sus 50 recién cumplidos, por primera vez estrena una serie en Netflix: Dilema; además, muy pronto llegará a las pantallas el que sin duda será uno de los papeles de su carrera, el de la leyenda del cine y la música Judy Garland en la biopic homónima. Un personaje que guarda ciertas similitudes con ella y que puede suponer su gran renacimiento para el público y la crítica, habitualmente quisquillosa con sus trabajos.

“Judy Garland es la misma vida”, comentaba la actriz en una reciente entrevista con la revista británica Town&Country. Las dos pasaron de intérpretes a leyendas en su juventud y gracias a cintas que, aunque las consagraron, también las encasillaron. Trabajos que hicieron que todo lo que les pasará después, en lo personal y lo profesional, fuera observado con lupa: sus decisiones, sus cambios físicos y también sus amores, sus maridos o sus hijos (o la falta de ellos). Si la relación entre Garland y su hija Liza Minelli estuvo bajo el foco durante toda su vida, Renée Zellweger ha tenido que decir en más de una ocasión que no necesita hijos para ser feliz.

Mirá el adelanto.